9.01.2010

hace tiempo tengo ganas de...

que me golpee en la cara ese viento, húmedo, salado, con olor a mar...

recorrer, kilómetros y kilómetros, hacia donde el camino diga.

reirme a carcajadas, hasta que que me duela mucho la panza y tenga que dejar de reír por causas de fuerza mayor.

sumergirme bajo el agua en una pileta profunda y hundirme hasta tocar el fondo con los pies y sentir que, de bajar más, me explotarían los oídos, y entonces dejarme flotar hasta la superficie, liviana...

comer un pedazo de tarta de membrillo recién sacada del horno, todavía tibia.

dormir una siesta en una hamaca paraguaya.

disfrutar de una noche de verano, cálida pero fresca, con ese característico platense olor a tilos flotando.

5 comentarios:

gayoo dijo...

pasta frola, mameh...

*emiLia dijo...

JAJAJA eso, eso

Anthoyne dijo...

Le agregaria empanadas calientes, preferentemente salteñas con un buen vino tinto...

fluyendo dijo...

qué bien... ya me dieron ganas de eso también...
solo pasando a saludarte, muy buenas tus publicaciones!

Luca Zaccarello dijo...

que lindo el aire estival del verano o primavera, no hay nada como eso!!

bonitas sensaciones emi!